Entrevista publicada en CNN Chile

El sacerdote jesuita Carlos Bresciani vive hace 15 años en Tirúa y tiene una mirada crítica del actuar del Estado con el pueblo mapuche.

En entrevista con CNN Chile, el religioso acusó que en la zona no sólo han sido “testigos de situaciones de violencia política”, sino que además han presenciado “sobrevuelos de aviones militares que han pasado por arriba rasantes”.

“Yo no sé qué quieren hacer. Hemos buscado respuestas, pero parece que no hay muchas”, afirmó.

Bresciani se refirió a los incidentes de violencia registrados durante la noche del sábado y del domingo en la zona, y señaló que “no hay que desvincular lo que sucedió en estos últimos días con los procesos de mediano plazo históricos”.

El sacerdote criticó que “no ha habido un lenguaje político para resolver los conflictos sociales en términos generales en el país, pero en particular en el mundo indígena, en el mundo mapuche”.

Lee también: Parlamentarios RN respaldan en bloque a Víctor Pérez tras hechos de violencia en La Araucanía

Pensando en los grupos de civiles que llegaron el sábado a enfrentarse con los mapuche que se habían tomado las municipalidades, dijo que “nos produce mucha pena y mucho dolor porque queda de manifiesto algo que no queríamos escuchar, sobre todo a partir de lo que habíamos visto el 18-O, cuando habían habido tantas banderas mapuche enarboladas, y habíamos dicho que parece ser que hemos ido superando esta mirada racista sobre el mundo indígena; pero con lo de Curacautín vuelve a resurgir con mucha fuerza una realidad: que seguimos siendo un país bien racista y eso se nota en políticas públicas, pero también se nota en la calle”.

“Lo de Curacautín es la evidencia de un conflicto social no resuelto”, expuso el jesuita. “El mundo indígena es el patio trasero del país llamado Chile, que básicamente se concentra en Santiago”, agregó, apuntando a la falta de avances en materia indígena tras el estallido social.

Sobre la visita del ministro del Interior, Víctor Pérez, que ha sido calificada por algunos como una provocación que encendió el conflicto, Bresciani dijo que “con todos los antecedentes que tiene hacia atrás, relacionados por ejemplo con Colonia Dignidad, con facciones más duras de la derecha… ir a La Araucanía y juntarse con quien se juntó, también es fruto de lo que él pretende en el territorio, que yo creo que va a ser de una mayor capacidad represiva de parte de las policías y eso lo único que va a traer es mayor tensión”.

Finalmente, emplazó al ministro a propiciar un diálogo fructífero con las comunidades: “no se trata sólo de que escuche; se trata de que genere las condiciones políticas y estructurales para que de verdad podamos los que vivimos en el territorio tomar decisiones en relación al futuro de acá”.

 

Equipo Sitio Web